Entrevista “El Mundo” (2 de 2): hacia la ciudad de código abierto

esquemaCodigoAbierto

Continuación del cuestionario para la periodista de “El Mundo” María Crespo (@tusojosabiertos), cuya primera parte puede leerse aquí.

-¿Qué es una ciudad de código abierto? ¿Todas las ciudades inteligentes lo son?

Una ciudad de código abierto debe tener instituciones cercanas y accesibles, debe resultar sencillo entender cómo funciona y cómo se participa en ella, debe poder permitir diversos grados de participación en función de los intereses o del nivel de compromiso de la gente con su ciudad, ya sea como mero usuario o receptor de un curso, como promotor de ideas, como proveedor de contenidos (cursos, talleres, aplicaciones), o involucrándose en la propia gobernanza de los espacios y, por extensión, de la ciudad. Debe tratar de acompañar a los ciudadanos, en su crecimiento personal y profesional, y a las empresas que quieran crear empleo en ella en el desarrollo de sus negocios. Una ciudad de código abierto da, de esta manera, más y mejores oportunidades a ciudadanos y empresas. Y, haciéndolo, se está dando oportunidades a sí misma.

No todas las ciudades comparten esta filosofía. Singapur o Río de Janeiro, Sigue leyendo

Entrevista “El Mundo” (1 de 2): City makers y smart cities

Primera parte de la entrevista para la periodista María Crespo (@tusojosabiertos en twitter), del diario “El Mundo”, con motivo de su especial sobre Smart Cities publicado el 28.11.13

-¿Qué son los “city makers”?

El mundo está experimentando un proceso de urbanización sin precedentes. Hay ciudades que están surgiendo casi de la nada (ahí están los ejemplos de Songdo en Corea del Sur, o de Masdar City en Abu Dabi), y hay otras que se agrandan a gran velocidad alimentándose de un masivo éxodo rural, como en Nigeria o en muchos lugares de China. En Europa, las ciudades no cambian demasiado de tamaño, pero muchas se están reinventando para consumir menos energía, para ser más eficientes o para atraer talento e inversiones. Los ciudadanos que, a través de asociaciones, empresas, instituciones, o simplemente a título personal, participan y aportan conscientemente ideas y esfuerzo a estos procesos de reconfiguración de las ciudades donde viven, son los que llamamos “city makers”. Y hay más de los que parece.

-¿De dónde surge el concepto de smart cities?

Resulta difícil precisarlo, pero en todo caso una de las primeras veces que aparece el concepto de “Smart City” es en un libro de William J. Mitchell “E-Topia” publicado a finales de los noventa. En él, el que era por aquel entonces director de la Escuela de Arquitectura del prestigioso M.I.T. (EE.UU) constataba que, por vez primera en la historia, los cambios físicos que vemos en algunas de nuestras ciudades occidentales no eran destructivos sino regenerativos: carriles bici, rehabilitación de viviendas, mejora de zonas verdes, recuperación de cascos históricos, implantación de sistemas de ahorro de energía, etc. Por primera vez en la historia, continuaba Mitchell, Sigue leyendo

Invitación abierta a un “city maker” cc Anthony Townsend

roundtableTownsend2El 18 de Noviembre en “Etopia. Centro de Arte y Tecnología”, en Zaragoza, moderamos la presentación en España del último libro “Smart Cities. Big Data, Civic Hackers and a quest for a new Utopia”, de Anthony Townsend. En la charla se habló de cómo la tecnología afecta a la participación ciudadana (y por tanto, a la democracia), de la complicada situación de los ayuntamientos en el diseño de la ciudad inteligente, como garantes de un justo equilibrio entre las demandas ciudadanas y los nuevos mecanismos de colaboración público-privados; se habló de apps, de “city makers”, de ciudadanía inteligente, del empoderamiento ciudadanos a través del “Do It Yourself”, y de la importancia de los espacios de innovación, debate y aprendizaje físicos en este mundo tan digital.

Fue un auténtico placer, en resumen, acoger a Anthony en “Etopia” y moderar el rico debate que su libro suscitó, ayudado también por Juan Pradas, sociólogo y miembro del equipo de MIlla Digital, y Fernando Tomás, Ingeniero de Telecomunicación y editor del blog Smartcities.es.

Aquí dejamos la carta de invitación que escribimos para el evento. Sigue leyendo

Democracia, empleo y Smart City

doubleCrisis

Depende de cómo orientemos el tránsito hacia la Smart City podemos tener más o menos democracia, más o menos empleos.

La figura hace referencia a la “Estrategia de gobierno abierto 2012-2015 de Zaragoza. Hacia una ciudadanía inteligente” , una estrategia que busca soluciones y oportunidades para las instituciones, empresas y ciudadanos, pues creemos que el tránsito hacia una ciudad de código abierto puede ayudar a resolver la doble crisis económica y democrática que nos azota.

La transparencia en cuestión la hemos presentado en dos lugares bien diferentes en las últimas semanas. La presentamos en la Smart City Exhibition de Bolonia frente a un nutrido grupo de asistentes, en su mayoría activistas urbanos (arquitectos, investigadores, trabajadores sociales, desarrolladores de software, etc) preocupados por la activación (y ocupación) del espacio público físico y digital. El foco de las preguntas y del vivo debate que se suscitó después estuvo en la parte superior de la tarta: transparencia y control (de las instituciones, y de los políticos por extensión), y vínculo digital (para reforzar los lazos entre el espacio urbano compartido y las personas)

La segunda ocasión en que hemos mostrado esta figura ha sido en la sede corporativa de un gigante tecnológico, enfocado de lleno en el negocio de las Smart Cities. Sigue leyendo

OpenBigData – Los datos como el agua

Los datos emergen por donde quiera que mires. En una sociedad urbana tan interconectada, se produce una generación de información continua, ya sea la que transmitimos de forma voluntaria, la huella que dejamos en las redes a las que nos conectamos o la que se genera por el uso y disposición de los servicios públicos.

Vamos a usar el ciclo del agua en las ciudades para explicar el ciclo de los datos. Los manantiales y ríos nos proveen de agua, ésta la concentramos y la ponemos a disposición del público. En algunos casos de forma abierta como en las fuentes, en otras con medidores de consumo como el uso privativo. Este agua se va a utilizar para crear negocio en el caso de industrias y servicios, o incluso para crear arte, como en las fuentes luminosas o los espectáculos acuáticos.

Con los datos ocurre algo análogo, desde la generación y captación de los que se van produciendo, la publicación en formatos abiertos y el uso de los mismos para crear nuevos modelos de negocio o para la combinación de arte y tecnología Sigue leyendo