Ciudades digitales del bien común

etopiaBN

Fotografía: @EBiencomun

¿Son posibles las ciudades digitales del bien común? ¿Podemos empezar a imaginarlas? ¿Es posible construirlas o, por el contrario, son y seguirán siendo una utopÍa? El 17 de Junio de 2016 tuvimos la suerte de participar en nuestra ciudad, Zaragoza, en la mesa redonda “La como marco de encuentro para la transformación económica y social”, que sirvió de arranque para la tercera Asamblea de la Economía del Bien Común.

Para empezar, sean cuales sean los pasos para poner en marcha una economía del bien común éstos pasarán por las ciudades, aunque sólo sea porque es en ellas donde la gente ha decidido vivir. Y donde hay mucha gente, hay muchas ideas, por eso nuestro trabajo consiste en conectarlas con las infraestructuras digitales de la ciudad. De esta manera podemos aspirar a diseñar los servicios públicos no de abajo a arriba, sino de manera colaborativa. Por eso hemos puesto en marcha, nos recuerda la concejal Teresa Artigas en la inauguración, laboratorios como el Open Urban Lab. Sigue leyendo

Share

Los 10 posts sobre innovación urbana más leídos de 2015

IMG-20141031-WA0004~2~2Para comenzar 2016 os dejamos una selección de los posts más apreciados por nuestros lectores en el año que dejamos atrás.

¿Predijo Jane Jacobs en los años 50 la caída de Detroit medio siglo después? ¿Está el urbanismo condenado a no cambiar? ¿Hemos perdido la privacidad o sólo la hemos privatizado? ¿Por qué se habla tan poco de las plataformas de Smart City? ¿Puede haber smart cities sin tecnología? ¿Está el liderazgo en los Ayuntamientos infravalorado? ¿Cómo pueden las ciudades responder mejor a nuestros desafíos? ¿Podemos mejorar las incubadoras de empresas? ¿Qué significa una ciudad de código abierto?

Esperamos que disfrutéis de la lectura de estos 10 artículos tanto como nosotros hemos disfrutado de su relectura y selección. Feliz 2016. Sigue leyendo

Share

Bienvenidos a Userland

kid smartphone

Fotografía de Anthony Kelly en Flickr

Primero fue la brecha digital, y los programas a nivel continental y a nivel nacional que se diseñaron para su disminución. Corrían los años 2002, 2003 y 2004, y nos tocaba gestionar, en España, parte de los fondos FEDER que venían de Europa y que dotaban de financiación al raquítico plan Siglo XXI, al algo más digno plan España.es y, finalmente, al más generoso plan Avanza.

Estimulando el uso y la implantación de las TIC en ámbitos como la educación, la pequeña industria, la justicia, la sanidad e, incluso, las prisiones, creíamos que contribuíamos a un país más moderno. Y siendo ello verdad, lo que creamos también fue un país de usuarios. Digitales. Pero de usuarios, al fin y al cabo.

Algo tuvieron seguro que ver aquellos planes para que, hoy, el nuestro sea un país líder en la penetración de móviles, y en el uso de redes sociales como twitter o facebook. Lamentablemente, ninguno de esos móviles se fabrican al sur de los Pirineos. El último euro, el que va al inventor de la tecnología, se nos sigue escapando. Sigue leyendo

Share

De innovación cívico-tecnológica y la vacuna contra el Ébola

Recientemente la OMS ha anunciado el hallazgo de una posible vacuna contra el virus del ébola, con una eficacia (antes de las pruebas definitivas) cercana al 100%. Este éxito pone de manifiesto los dos frentes de lucha contra la enfermedad. Uno, el hospitalario, en campo, en terribles condiciones en la mayoría de los casos, destinado a paliar la expansión del virus y a atender a sus víctimas. Otro, entre bambalinas, con equipos de investigación distribuidos en diversos laboratorios por el mundo, trabajando en la vacuna que pueda prevenir futuros brotes. Curación y prevención son dos caras de la misma moneda, una se realiza por profesionales sanitarios en campo; la otra, por investigadores en el laboratorio.

Salvando las enormes distancias, la situación de crisis como la que las economías del Sur de Europa hemos sufrido admite algún paralelismo. Han sido los servicios sociales de las diferentes administraciones, las ONGs, quienes en campo han atendido la situación de emergencia social, en condiciones muy complicadas y con menguados recursos. Profesionales con el perfil y la formación para lidiar con la difícil tarea de atender los dramas de la calle. Sigue leyendo

Share

La colonización del dato

roman-aqueduct-bn

Fotografía de planetware.com. Original en http://www.planetware.com/tourist-attractions-/segovia-e-castl-seg.htm

El pasado 28 de Mayo fuimos invitados a hablar sobre nuevas infraestructuras de ciudad en el “Meet & Talk Congress 2015” que, organizado por la Wonderware, congregó a más de 200 especialistas del sector de la automatización industrial y las Smart Cities.

Empezamos hablando de la relación entre urbanismo y tecnología, una relación tradicionalmente de subordinación. Los urbanistas echaban mano de los ingenieros para completar su obra: decidido nuestro lugar de residencia, trabajo o entretenimiento, los ingenieros civiles pusieron asfalto para movernos, los eléctricos iluminaron las avenidas, los ingenieros de producción organizaron las industrias, los telecos nos echaron encima una capa ubicua de conectividad. Hasta ahí todo en orden.

Sin embargo, algo se torció para los urbanistas e ingenieros clásicos el día que decidieron hacer caso a pensadores como Manuel Castells y Richard Florida y crear las condiciones para que en las ciudades florecieran las llamadas clases creativas. Con el viento de popa gracias una disruptiva infraestructura, Internet, y al creciente atractivo de lo urbano, la generación de nuevos emprendedores tecnológicos que empezó a despuntar en los albores del milenio hoy ha desembocado en gigantes como Google, Amazon, Facebook, AirBnB o Über. Sigue leyendo

Share

Crowdfunding ZGZ: financiación colaborativa para la ciudad de código abierto

logo2BNEl entorno social, económico, político y cultural en el que nos movemos nos han llevado durante los últimos tiempos a pensar que, para mejorar las probabilidades de éxito, los proyectos de Smart City deben poseer una naturaleza de “código abierto”, una concepción “lean-start-up” y una implementación ágil.

En la primavera de 2014 expusimos el potencial del “crowdfunding” como mecanismo de gobernanza pública. Así, el crowdfunding, además de una herramienta de financiación colaborativa, serviría como medio privilegiado para “tomar la temperatura” de aquellos “mínimos productos viables” con mayor potencial de generar beneficios sociales y económicos para nuestras comunidades locales.

El Laboratorio Urbano Abierto de Zaragoza (Open Urban Lab) es el laboratorio de I+D+i del proyecto de Smart City de Zaragoza. En otras palabras, el lugar físico y virtual donde construir y prototipar estas soluciones que, gracias a la financiación colaborativa y al “capital riego” de la propia ciudad, vamos a poder impulsar y hacer realidad.

9 meses después del lanzamiento de la idea en público, y con la colaboración de Goteo.org, “CrowdfundingZGZ” sale a la luz, en una sesión de diseño conducida por Enric Senabre (compañero en la mesa redonda donde originalmente lanzamos la idea) y a la que invitamos a las comunidades de emprendedores e innovadores de la ciudad.

City makers, nos vemos una vez más el Lunes 9 de Marzo a las 12h en Etopia.

Share

“Live in a living city” Santander

El 21 de Enero de 2015 fuimos invitados a participar en el evento “Live in a Living City” que, desplazado a Santander, tuvo como hilo conductor la necesidad de “humanizar” el fenómeno de las “Smart Cities”.

Colaboración, comunidad, inclusión, accesibilidad, son sustantivos que encajan con una visión más humana de las ciudades inteligentes, como también encajan con el código abierto (“open source”, en inglés). Entender las ciudades por parte de sus ciudadanos, poder reconfigurarlas, reconstruirlas y reprogramarlas, son capacidades que también forman parte de una visión de la ciudad de código abierto, a la vez humanista, innovadora, creativa y generadora de riqueza.

Redes como WiZi, software como Azlinux y Vitalinux, procesos de construcción de ciudad como Open Urban Lab, edificios como el Pabellón del Agua Digital, comunidades como Zagales Hacklab o programas como “Colonia Etopia” o “Esto no es un solar” nos hablan de esta triple dimensión humana, innovadora y social y económicamente valiosa.

Los ejemplos anteriores son algunos de que Zaragoza puede aportar a esta particular forma de entender la estrategia de innovación de la ciudad. Una estrategia que apuesta por reforzar la identidad de la ciudad invirtiendo fundamentalmente en el talento local, con especial atención a los niños.

El vídeo del evento puede accederse aquí. (Nuestra intervención a partir de las 3h11′)

Nota: agradecemos al Ayuntamiento de Santander (José Antonio Teixeira, moderador de nuestro panel) y, especialmente, a Carlos Moreno, el haber contado con nosotros para este inspirador evento.

Share

Al servicio de la innovación

nueva_innovacionLa tecnología digital ha ido evolucionando de forma natural desde los avances físicos, a las infraestructuras y de ahí a los servicios*. Las compañías ya no venden ordenadores sino que prestan soluciones basadas en ellos.

En las ciudades no estamos haciendo eso. O todavía no.

Desde hace unos cuantos años en algunas ciudades estamos trabajando para fijar el talento local, atraer al de fuera y desarrollar la ciudad mediante la tecnología. En una conversación hace unos 11 años, junto con un grupo de hackers locales, planteábamos 3 puntos para llevar a cabo esto:

  • Conectividad. Mucho ancho de banda y barato. Y mucho es cualquier cantidad inferior a suficiente. Del ADSL a la fibra, del modem al 4G y aún no hemos terminado.
  • Proximidad. Si tienes a alguien con una idea, ponlo cerca de otro con otra idea y verás que efecto tan curioso: 1+1=3. Ahora tenemos incubadoras, centros de negocio, mentores, sesiones de networking, difusión y eventos. Sin embargo, sigue siendo necesario apoyar sobre todo a las redes temáticas que se autoorganizan: programadores, agilistas y hackers de todo tipo.
  • Fiscalidad. Este punto es el que peor llevamos. Si alguien tiene la “desgracia” de conseguir un cliente, se enterará de lo que es bueno. Tendrá que pagar, volver a pagar, será tratado como un delincuente en potencia y dedicará un importante esfuerzo personal a conocer leyes y procedimientos burocráticos que estarán muy abajo en su lista de prioridades. No se pretende tanto una reducción fiscal, como una adecuación de requisitos a la realidad de quienes empiezan.
Sigue leyendo
Share