Cómo los datos urbanos nos revelan la vida oculta de las ciudades

Itinerarios de un estudiante en el distrito XVI de París, por Chombart de Lauwe. 1952

Según una reciente encuesta de la Fundación Europea de Estudios Progresistas y la Fundación Felipe González, la privacidad on-line, junto con la igualdad de género y el cambio climático, es una de las tres primeras preocupaciones de nuestros jóvenes.

Los datos personales, nuestra huella digital, pueden usarse, como nos muestra Black Mirror, para hacernos la vida imposible. O para hacer negocio con nosotros y vendernos los productos que ni siquiera sabíamos que queríamos comprar. O, como sabemos a partir del escándalo de Facebook y Cambrige Analytica, para tratar de convencernos de votar contra nuestros propios intereses. Es decir, contra nosotros mismos.

Continue reading
Share

Distritos de innovación. ¿Auge o declive?

Barcelona, como París, está descentralizando la innovación más allá de sus distritos de innovación

Esta semana viajé al salón inmobiliario de Barcelona para participar en una sesión sobre el estado actual de los distritos de innovación, de esa encomiable idea urbanística de finales de los años noventa del pasado siglo. Como mi ponencia iba a tener lugar el viernes 18 de Octubre, día de huelga general, un amigo de Barcelona, muy práctico él, me aconsejó llevarme abundante material de lectura para el viaje, para el caso de que mi día, por efecto del paro, se convirtiera en una espera de varias horas en trenes y estaciones. Al tratarse de un viaje a esa referencia en innovación urbana que es la capital catalana, para compartir, además, ideas sobre una representación física tan clara de los flujos de conocimiento global como los distritos de innovación, me pareció que el profesor Manuel Castells y su “Space of Flows” (última parte de su fundamental obra “La sociedad red”) iba a ser una más que adecuada compañía.

Continue reading
Share

El valor de las universidades en las ciudades inteligentes españolas

Laboratorio Wetlab. Fotografía: Labs César

Durante mi primera estancia de trabajo en España, varios años atrás, uno de mis compañeros en Madrid me habló del rol esencial que las universidades españolas desempeñaban en las comunidades locales, produciendo valor más allá de las fronteras físicas de los campuses, no sólo a través de la transferencia de conocimiento, sino, también, como motor en diversas áreas. Hoy en día, las universidades españolas tienen la oportunidad, y la responsabilidad, de asumir un papel igualmente esencial en los ecosistemas urbanos inteligentes y en los procesos de innovación urbana.

A pesar de que nos es fácil encontrar universidades españolas dentro de los rańkings de las 100 mejores universidades a nivel mundial, los datos que ofrece la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), confirman las fortalezas de la investigación española y de la “transferencia del conocimiento”. En materia investigadora, la producción científica española ha crecido un 50% en los últimos diez años, alcanzando un 3,4% de la producción científica mundial, dos tercios de la cual se produce directamente en las universidades (lo cual convierte a España en el noveno país productor de ciencia a nivel global). En cuanto a transferencia del conocimiento, el porcentaje de patentes obtenidas desde el sector universitario convierte a España en el segundo productor de patentes. Continue reading

Share

Datos urbanos en movimiento

La ciudad, uno de los mejores inventos de la humanidad. Un sofisticado artefacto social cuyo diseño y re-configuración son cada vez más participativos, y cuya comprensión es objeto de creciente atención por parte de todo tipo de disciplinas: cívicas, humanísticas, artísticas, técnicas y científicas. En todo este proceso, los datos urbanos juegan un papel esencial, pues en ellos se encuentran las trazas y patrones que definen la vida urbana: cómo nos movemos, relacionamos, consumimos, o disfrutamos. Con objeto de poner nuestro grano de arena para democratizar este conocimiento, de contribuir a hacerlo relevante y comprensible para la ciudadanía, en Etopia ponemos a disposición de los creadores visuales 5 años de datos de la movilidad urbana, interurbana y ciclista y convocamos al 1er Hackathón de Visualización de la Movilidad en Zaragoza.

¿Por qué en Etopia? Porque Etopia lo diseñamos para ser el punto de encuentro entre arte y tecnología, pero también porque la misión del centro consiste en actuar como “centro de creatividad, innovación y emprendimiento en la ciudad digital”. Y los datos urbanos son esa infraestructura invisible digital que todos creamos con nuestras acciones diarias. Una infraestructura que, de no mediar una acción pública decidida, queda oculta, sin poderse utilizar para el bien común. Sí, hay demasiado potencial en los datos urbanos como para no ser utilizados de palanca para mejorar la vida de la gente, a muchos niveles. Continue reading

Share

Una Blockchain entre el centeno

http://www.brightkidsbooks.com/books-similar-to-the-catcher-in-the-rye/

Ilustración http://www.brightkidsbooks.com

Cuando leí acerca de Satoshi Nakamoto, el inventor de las blockchain (y de su aplicación más popular, la moneda virtual Bitcoin), me acordé de inmediato del viejo Salinger, el autor de “El guardián entre el centeno”, la novela que narra cómo el adolescente Holden Caulfield se asoma a ese “lado salvaje de la vida” neoyorquina que Lou Reed condensaría dos décadas después en unos inigualables tres minutos de primigenio rap y literatura. “El guardián…”, cuyo simbolismo se oscureció al trascender que el asesino de Lennon la estaba leyendo tranquilamente cuando fue detenido en la misma escena del popicidio, es una de las grandes novelas americanas del siglo XX. Uno se sorprende al adquirir un ejemplar de “El guardián entre el centeno” y comprobar la ausencia de toda reseña biográfica de su autor; ni siquiera una foto. Y es que Salinger, ex-combatiente, ex-espía, en la última parte de su vida se empleó a fondo en el complicado arte de desaparecer, de borrarse del mapa. Lo consiguíó a medias.

Como de Salinger, no existen fotografías de Nakamoto, y se ignora todo acerca de su biografía. De hecho, hay quien dice que Nakamoto es simplemente un alias. Incluso se especula con que, detrás de ese nombre propio japonés se esconde, en realidad, un reducido grupo de hackers. No es que Nakamoto haya desaparecido, sino que ni siquiera ha llegado a aparecer. El caso es que, como Holden Caulfield, Bitcoin, la invención de la persona, grupo o ente que se oculta tras el nombre de Satoshi Nakamoto, es vista por el “establishment” financiero como una moneda “gamberra”, poco seria. No sigue reglas comúnmente aceptadas en esto del dinero: no puede palparse, su falsificación o sustracción son tareas casi imposibles y, algo que pone los bancos especialmente de los nervios, no precisa de una autoridad central para ser acuñada. Continue reading

Share

Descifrando la estrategia urbana de Zaragoza

Aunque en Open Your City hablamos de ciudades, en general, uno de los objetivos “fundacionales” de este blog era ayudar a comprender nuestra ciudad, Zaragoza, sus proyectos y sus retos. En el apartado estratégico, nos hemos dado cuenta de que no hay un único lugar donde aparezcan todas las piezas, todos los planes estratégicos sectoriales que marcan el presente y que marcarán el futuro de nuestra ciudad. Por ello, nos hemos tomado el trabajo de buscar todos ellos y mostrarlos en un único lugar. De esta manera el lector, planificador urbano, político, académico o simplemente ciudadano curioso, puede tener una visión integral acerca de adónde se dirige su ciudad, así como del trabajo que a la ciudad le queda por hacer desde el punto de vista de su estrategia urbana.

Empecemos por arriba. Continue reading

Share

Robots y renta básica

“Figuras ocultas” es una emotiva película acerca de un grupo de mujeres afroamericanas altamente cualificadas que, en los años sesenta, y en el marco de su trabajo como ingenieras y matemáticas en la NASA, no sólo enfrentaron la doble discriminación de raza y de género, sino que hubieron de lidiar con el imparable progreso tecnológico. Ante la perspectiva de que su trabajo de cálculo manual de trayectorias espaciales fuera reemplazado por el primer computador IBM, aprendieron el lenguaje FORTRAN y se hicieron programadoras. Enfrentaron el desafío mediante nuestra mejor herramienta: la fabulosa capacidad de adaptación que, frente al medio cambiante, tenemos los humanos. Sobre todo si somos jóvenes y poseemos la suficiente preparación. Continue reading

Share