Financiando la Smart City: mirar hacia Europa o bailar la danza de la lluvia

PPPAprovechando que hoy estamos en Barcelona en el evento de la plataforma de colaboración público privada (PPP) para “Internet del futuro – Future Internet”, plataforma financiada por la Unión Europea para construir soluciones de smart city, creemos oportuno hablar del horizonte de financiación para los proyectos de ciudad inteligente que nuestras ciudades necesitan para mejorar su eficiencia y calidad de vida.

No es casualidad que Barcelona organice este evento en paralelo al Mobile World Congress, pues su posicionamiento de cara a obtener financiación europea es la de la capital “Mobile”. No nos cabe duda de que, gracias al éxito del Mobile World Congress y a la propia capacidad innovadora de la ciudad, lo van a conseguir.

Y es que la mayoría de las ciudades estamos mirando ya hacia Europa para conseguir el dinero necesario para continuar con nuestros proyectos o para abordar proyectos nuevos. Pero este proceso, el de la obtención de financiación europea, no es un proceso fácil para una maquinaria municipal que tiene dificultades para soportar cambios bruscos de funcionamiento. Sigue leyendo

Share

¿Por qué apoyar el movimiento “Maker” o “Do It Yourself”?

Este fin de semana en Zaragoza celebramos “Etopia Maker Show”, un conjunto de ponencias, talleres, cursos, seminarios y muestrarios de los últimos desarrollos en tecnologías libres aplicadas a la fabricación de programas de software, circuitos electrónicos, impresoras 3D, juegos, robots, etc. El éxito de asistencia al evento confirma que hay un creciente interés por parte de la gente en recuperar el poder y la autonomía de crear, de fabricar, de producir cosas complejas. De rechazar el papel de meros consumidores de tecnología y adoptar el rol, mucho más rico y satisfactorio, de productores.

robots

Vemos pues, que hay razones individuales para querer ser un “maker”. Responder a ellas ya justificaría que una ciudad apoyara ese movimiento. Pero es que hay mucho más en juego. Sigue leyendo

Share

Gobierno Abierto en la Ciudad Digital: Ciudadanos Inteligentes

La semana pasada Zaragoza publicó la “Estrategia de gobierno abierto en la ciudad digital 2012-2015. Hacia una ciudadanía inteligente”. Una gran labor de todo un equipo que ha llevado meses de trabajo. Y con un título algo largo pero que, al menos, viene bien como guión para este post:

  • Estrategia. Sí, aunque a veces parece que las cosas se hacen sin un plan claro, del 2003 al 2011 ha habido una estrategia. Se llamaba “Zaragoza hacia la sociedad del conocimiento”, y sus planteamientos y resultados ocupan casi la mitad del documento. En este plan estaba todo: el desarrollo de la Milla Digital como distrito de innovación, el impulso al SW Libre y a la eAdmin, la implantación de redes WiFi públicas, etc. Algunas cosas se han quedado apenas bosquejadas (Milla Digital en su vertiente inmobiliaria), otras resultaron más procelosas de lo esperado (eAdmin), en otras se avanzó más de lo previsto (p.e. conectividad, gracias al impulso de los fondos estatales). Otras áreas en las que se ha trabajado mucho y bien, simplemente en 2003 no existían (open data). Resulta un ejercicio interesante tratar de recordar cómo parecía el mundo en 2003. Todo era posible. En Septiembre de 2008 acabó la Expo y quebró Lehman Brothers, ¿qué iba a pasar? 2009 y 2010 fueron generosos en inversiones públicas gracias a un pasajero espejismo Keynesiano. En 2011, llegaron las restricciones de deuda, el frenazo a la inversión, el parón. En 3 años, el mundo había cambiado. Planificar en entornos de alta incertidumbre. Pero sí, había estrategia. Sigue leyendo
Share

Place Matters

La cuestión de la relevancia de “lo físico” en un mundo fuertemente virtualizado no es nueva. En efecto se trata de un planteamiento recurrente desde hace años entre las reflexiones de sociólogos, filósofos tecnólogos y urbanistas. Incluso el cine ha acometido a su manera ésta metáfora llevada al extremo en películas como Matrix y sus secuelas, donde uno no sabe muy bien si lo que ve es real o forma parte de una realidad programada e insertada en el cerebro de los seres humanos.

Pero más allá del cine y de ejemplos extremos, puesto que la tecnología facilita y multiplica el contacto en tiempo real entre personas de todo el mundo, nos hacemos una y otra vez la pregunta de si sigue siendo importante el lugar, y como consecuencia de ello, si se pueden diseñar espacios y ciudades más apropiadas para la innovación, objetivos éstos en el centro de la agenda política, o mejor dicho, en el centro de la dialéctica política. Sigue leyendo

Share

Cuando hablar de reforma agraria y de software libre es hablar de lo mismo

La idea de este post surge de una conversación mientras viajábamos por algún lugar de la provincia de Huesca. Se discutía en el auto sobre la necesidad de apoyar que el conocimiento en software libre saliera de las grandes empresas e instituciones públicas y se difundiera a PYMES, autónomos y ciudadanos de cualquier edad. Asociado a lo anterior, se discutía la necesidad de dotar con fondos públicos a esos programas de difusión del software libre, de movilizar recursos públicos (personal, centros de innovación, centros cívicos) para dicho objetivo. Y se discutía, también, de cómo justificar ante una sociedad a quien, en su mayoría, todo esto le es ajeno, que una parte de sus impuestos se dedicaran a esta tarea.

En ese momento, en la radio del auto el locutor anunció que se iba a entrevistar a alguien implicado en “la reforma agraria en Colombia”. No conozco bien el tema, pero tuve la sensación de que hubiéramos podido apagar la radio en ese punto sin necesidad de muchas más explicaciones, y hubiéramos comprendido solo con esa frase, “la reforma agraria en Colombia”, lo esencial del asunto: explotaciones de tierra gestionadas por multinacionales, a menudo externas al país, que ocupan a mucha gente con salarios bajos, con escasa cualificación y nulas perspectivas de mejora. Sigue leyendo

Share

Personas que enseñan, ciudades que aprenden

Hace tiempo que la ciudad no es la misma. No nos referimos a posibles mejoras a nivel de infraestructuras o de proyectos de innovación, sino a un cambio más sutil, más difuso, pero igualmente perceptible. A algo que mucha gente viene oliendo en el ambiente desde hace un tiempo, cada vez con mayor claridad, y que quizás no se ha verbalizado todavía con la suficiente rotundidad. Una especie de radiación de fondo de nuevas ideas, una olla que empieza a bullir subiendo de temperatura y en cuya superficie van aflorando personas, individuos, ávidos de aprender y, afortunadamente, de compartir conocimiento.

En los años que llevamos creando programas y espacios para la innovación, hemos visto aparecer a esas personas, de procedencia y campos profesionales variados, y las hemos visto transformarse, de receptoras de conocimiento a transmisoras, y de ahí a generadoras. Nuestro papel durante este tiempo ha sido, fundamentalmente, alentar ese proceso, acompañar con nuestros medios (a veces más modestos, a veces más amplios) a esa gente que está transformando la ciudad. Acoger sus iniciativas que libremente nos proponen, y tratar de no quedar demasiado mal cuando no es posible aportar los recursos que algunas de ellas merecerían. Sigue leyendo

Share