Desatar la innovación. ¿Programar la innovación? ¿Medir la innovación?

proceso_idea(A partir de lecturas cruzadas)

Innovación es una de esas palabras con significado elástico que hemos incorporado con más o menos acierto a nuestro discurso diario y que sazona desde hace tiempo, como quien pone azúcar en el café, la retórica con la que se presentan las empresas e incluso los líderes políticos. Todo el mundo innova o quiere innovar. Lamentablemente en España la innovación no pasa en muchas ocasiones de esa retórica, a tenor de lo que indica el Informe COTEC 2015 sobre la evolución de la I+D+i, en el que los indicadores más relevantes empeoran desde el año 2012 de manera preocupante, tanto en el sector público como en el privado.

En esta línea, según McKinsey el 70% de los líderes empresariales pregonan a los cuatro vientos lo esencial de la innovación en el desarrollo de su estrategias corporativas mientras que sólo el 22% llevan cabo una evaluación del resultado real de esa innovación.

Cuando hablamos de generar innovación, parece que la única certeza es que no hay certezas, salvo quizá la presencia casi recurrente de capital intelectual, financiación y diversidad social. Más allá de esto (considerados únicamente como ingredientes necesarios y no suficientes), las recetas para desatar la innovación divergen enormemente en función del sector económico, el tipo de empresa o la posición del analista de turno. Por ello se debate con pasión de forma recurrente sobre si existen mecanismos que permitan planificar o sistematizar la innovación en las empresas, y si, en consecuencia, la innovación se puede medir, e incluso si esto último es adecuado. Continue reading

Share

Open data, big data… dark data

dark_matterEsta semana se ha revelado la prueba científica de que el universo primitivo fue realmente inflacionario, un periodo de rapidísima expansión que ocurrió en los primeros instantes de su existencia, dejando tras de sí una huella en forma de ondas gravitacionales que acaba de ser detectada.

En el vasto universo de los datos, no hay que remontarse tan atrás en el tiempo para ser testigos de la “gran explosión”. El 90% de los datos que hoy residen en los servidores fueron creados hace menos de 3 años. Si usted ha adquirido ya la comprensión lectora para entender este artículo, considérese entonces testigo directo de este Big Bang electrónico. Continue reading

Share

Entrevista “El Mundo” (2 de 2): hacia la ciudad de código abierto

esquemaCodigoAbierto

Continuación del cuestionario para la periodista de “El Mundo” María Crespo (@tusojosabiertos), cuya primera parte puede leerse aquí.

-¿Qué es una ciudad de código abierto? ¿Todas las ciudades inteligentes lo son?

Una ciudad de código abierto debe tener instituciones cercanas y accesibles, debe resultar sencillo entender cómo funciona y cómo se participa en ella, debe poder permitir diversos grados de participación en función de los intereses o del nivel de compromiso de la gente con su ciudad, ya sea como mero usuario o receptor de un curso, como promotor de ideas, como proveedor de contenidos (cursos, talleres, aplicaciones), o involucrándose en la propia gobernanza de los espacios y, por extensión, de la ciudad. Debe tratar de acompañar a los ciudadanos, en su crecimiento personal y profesional, y a las empresas que quieran crear empleo en ella en el desarrollo de sus negocios. Una ciudad de código abierto da, de esta manera, más y mejores oportunidades a ciudadanos y empresas. Y, haciéndolo, se está dando oportunidades a sí misma.

No todas las ciudades comparten esta filosofía. Singapur o Río de Janeiro, Continue reading

Share

Richard Sennett: “Juntos. Rituales, placeres y política de cooperación”

Sennett, Richard S12Alguien dijo que los buenos libros no son aquellos que no podemos dejar de leer sino los que tenemos que cerrar de vez en cuando porque una frase nos deja pensativos. El libro de Richard Sennett “Together: The rituals, pleasures, and politics of cooperation” (“Juntos. Rituales, placeres y política de cooperación”) tiene un efecto de ese tipo. Como muestra unas cuantas ideas que nos hicieron interrumpir su lectura y cuya relación con nuestro trabajo de diseñar nuevos espacios públicos darían por sí solas para varios artículos: Continue reading

Share

Pero… ¿otra incubadora de empresas?

Nos aventuramos a dibujar un escenario ficticio de una conversación habitual allá por 1931 en nuestro país, cuando se planearon y construyeron miles de escuelas. ¿De verdad necesitamos tanta escuela?

Eran tiempos en que la mano de obra era fundamentalmente campesina e industrial de muy baja cualificación y, consecuentemente, de mínimos derechos y retribuciones. Es incluso plausible que la misma pregunta “¿De verdad necesitamos tanta escuela?” se la hiciesen incluso muchos de los padres de los futuros estudiantes. Hasta para ver la salida evidente a un futuro negro es necesaria la pedagogía.

Hoy nadie discute el derecho universal a recibir una educación primaria y secundaria de calidad, como poca gente discute que nuestros jóvenes se enfrentan a un futuro lleno de dificultades, en el que la emigración es cada vez una opción más valorada, ante la perspectiva de sueldos bajos y derechos laborales menguantes. Hay, sin embargo, una creciente proporción de jóvenes que eligen plantarle cara al futuro emprendiendo. Y junto a ello, España sigue teniendo una de las tasas de emprendimiento más bajas.  Continue reading

Share

Place Matters

La cuestión de la relevancia de “lo físico” en un mundo fuertemente virtualizado no es nueva. En efecto se trata de un planteamiento recurrente desde hace años entre las reflexiones de sociólogos, filósofos tecnólogos y urbanistas. Incluso el cine ha acometido a su manera ésta metáfora llevada al extremo en películas como Matrix y sus secuelas, donde uno no sabe muy bien si lo que ve es real o forma parte de una realidad programada e insertada en el cerebro de los seres humanos.

Pero más allá del cine y de ejemplos extremos, puesto que la tecnología facilita y multiplica el contacto en tiempo real entre personas de todo el mundo, nos hacemos una y otra vez la pregunta de si sigue siendo importante el lugar, y como consecuencia de ello, si se pueden diseñar espacios y ciudades más apropiadas para la innovación, objetivos éstos en el centro de la agenda política, o mejor dicho, en el centro de la dialéctica política. Continue reading

Share

Cuando hablar de reforma agraria y de software libre es hablar de lo mismo

La idea de este post surge de una conversación mientras viajábamos por algún lugar de la provincia de Huesca. Se discutía en el auto sobre la necesidad de apoyar que el conocimiento en software libre saliera de las grandes empresas e instituciones públicas y se difundiera a PYMES, autónomos y ciudadanos de cualquier edad. Asociado a lo anterior, se discutía la necesidad de dotar con fondos públicos a esos programas de difusión del software libre, de movilizar recursos públicos (personal, centros de innovación, centros cívicos) para dicho objetivo. Y se discutía, también, de cómo justificar ante una sociedad a quien, en su mayoría, todo esto le es ajeno, que una parte de sus impuestos se dedicaran a esta tarea.

En ese momento, en la radio del auto el locutor anunció que se iba a entrevistar a alguien implicado en “la reforma agraria en Colombia”. No conozco bien el tema, pero tuve la sensación de que hubiéramos podido apagar la radio en ese punto sin necesidad de muchas más explicaciones, y hubiéramos comprendido solo con esa frase, “la reforma agraria en Colombia”, lo esencial del asunto: explotaciones de tierra gestionadas por multinacionales, a menudo externas al país, que ocupan a mucha gente con salarios bajos, con escasa cualificación y nulas perspectivas de mejora. Continue reading

Share

Software Libre en la Ciudad

Hoy es difícil hablar de software libre sin caer en tópicos. Me quedo, depués de casi diez años promoviendo el software libre desde el ámbito público, con dos ideas que tienen para mí un valor extraordinario y que creo son relevantes en la construcción de una sociedad innovadora.

La primera es la creación de una comunidad en torno a un proyecto. En efecto, y aunque en muchas ocasiones ésta magia no se produce, existen numerosos ejemplos de grandes comunidades internacionales participadas por empresas grandes y pequeñas, emprendedores y contribuyentes individuales, que colaboran en el desarrollo de un producto de software libre, cada uno con sus propios intereses, entre los que predomina, desde luego, el económico. Continue reading

Share