Informe de generación de riqueza CIEM 2013

Acabamos de presentar el Segundo informe de generación de riqueza CIEM 2013 (catálogo en open data aquí) que recoge, a través de indicadores cuantitativos, los resultados económicos generados por empresas alojadas en los centros de incubación y aceleración empresarial CIEM y CIEM Torre Delicias. El documento no se trata de un contrapunto al enfoque sistémico de la gestión en la administración (como discutíamos hace unos días), ni responde a un planteamiento de Mando y Control en la dirección de los viveros/aceleradoras municipales. Más bien, puede considerarse como una sonda que permite obtener información de primera mano sobre cómo lo están haciendo las start-ups de base tecnológica y, con ello, poder modular los servicios de aceleración que se prestan; una experiencia pionera sobre el impacto de la actividad económica local de un sector, del que se esperan grandes cosas en los próximos años. Además, el informe puede convertirse con el tiempo en una referencia  para otros estudios sobre impacto económico real de la actividad emprendedora, y sobre, qué tiene sentido medir en este contexto.

Aprovecho la presentación del informe para hacer algunas valoraciones generales sobre el proyecto CIEM, que creo, pueden servir a otras ciudades.

La primera cuestión evidente es que, tras más de tres años de contrato, podemos decir que la formula de gestión público privada elegida para dotar de servicios de incubación y aceleración empresarial ha sido un éxito. En nuestro caso, no sólo ha permitido incorporar personal en momentos donde las plantillas públicas no crecen, sino también contar con conocimiento experto externo, capacidad comercial y compartir riesgos económicos, beneficios y conexiones con el sector privado. Hay que reconocer que la labor realizada por los responsables municipales del proyecto y por el equipo de INIT, la empresa adjudicataria de este servicio, han sido claves en este proceso.

En este punto conviene reseñar que la colaboración público-privada no es, por tanto, una perdida de control de lo público, más bien todo lo contrario. La visión y el liderazgo públicos son esenciales en este tipo de proyectos cuya virtud es incorporar la capacidad operativa y la amplificación que aportan las empresas. No es posible una CPP adecuada sin contar con una dirección pública capacitada y comprometida.

En segundo lugar, CIEM nos ha permitido constatar que el programa de un centro de estás características es mucho más importante que los metros cuadrados de espacio o que los servicios generalistas. De ahí la importancia de que el equipo gestor sea capaz de generar una dinámica adecuada que permita incentivar la visibilidad de los proyectos y la polinización cruzada de ideas. En otra escala, estamos ante la misma razón por la que, la ciudad, el espacio urbano, es el mejor escenario para fomentar la innovación: el espacio físico puede favorecer las dinámicas de innovación.

En tercer lugar, CIEM nos ha permitido prototipar y poner en marcha soluciones de contratación pública novedosas que permiten sacar mayor rendimiento a las infraestructuras que, con el esfuerzo de todos, se han desarrollado desde la administración.

Por último, el informe de generación de riqueza CIEM 2013 supone un ejercicio de transparencia notable y una exposición, legible, del retorno de una determinada política pública en un territorio.  Pero además, se trata de una medida real de que, más allá de lo que apunta la sabiduría popular (en palabras de Steven Levitt – Frikinomics), el emprendimiento es una pieza fundamental del desarrollo económico de las ciudades.

Share