El conector

puente de hierroLas SmartCards, utilizadas como Tarjetas Ciudadanas, son medios óptimos para vincular a los ciudadanos con los servicios que presta la ciudad. Esto es algo obvio en las ciudades donde ya lo hemos aplicado y sorprendente en las que lo están descubriendo. Con ellas se construye un puente entre los ciudadanos y los servicios, permitiendo el acceso en el sentido más amplio de esta palabra.

Esta no debe ser una meta en sí misma, sino un punto de partida para entregar la ciudad a sus habitantes. Desde una perspectiva citizentrista de las SmartCities los ciudadanos son el eje central de la ciudad, pero no solo como usuarios con acceso, sino como generadores de contenido y sobre todo como ciudadanos programadores Sigue leyendo

Gobierno Abierto en la Ciudad Digital: Ciudadanos Inteligentes

La semana pasada Zaragoza publicó la “Estrategia de gobierno abierto en la ciudad digital 2012-2015. Hacia una ciudadanía inteligente”. Una gran labor de todo un equipo que ha llevado meses de trabajo. Y con un título algo largo pero que, al menos, viene bien como guión para este post:

  • Estrategia. Sí, aunque a veces parece que las cosas se hacen sin un plan claro, del 2003 al 2011 ha habido una estrategia. Se llamaba “Zaragoza hacia la sociedad del conocimiento”, y sus planteamientos y resultados ocupan casi la mitad del documento. En este plan estaba todo: el desarrollo de la Milla Digital como distrito de innovación, el impulso al SW Libre y a la eAdmin, la implantación de redes WiFi públicas, etc. Algunas cosas se han quedado apenas bosquejadas (Milla Digital en su vertiente inmobiliaria), otras resultaron más procelosas de lo esperado (eAdmin), en otras se avanzó más de lo previsto (p.e. conectividad, gracias al impulso de los fondos estatales). Otras áreas en las que se ha trabajado mucho y bien, simplemente en 2003 no existían (open data). Resulta un ejercicio interesante tratar de recordar cómo parecía el mundo en 2003. Todo era posible. En Septiembre de 2008 acabó la Expo y quebró Lehman Brothers, ¿qué iba a pasar? 2009 y 2010 fueron generosos en inversiones públicas gracias a un pasajero espejismo Keynesiano. En 2011, llegaron las restricciones de deuda, el frenazo a la inversión, el parón. En 3 años, el mundo había cambiado. Planificar en entornos de alta incertidumbre. Pero sí, había estrategia. Sigue leyendo

OpenData: No quien quiere, sino quien puede

Generar OpenData es importante para las administraciones públicas, y en concreto para las ciudades, por varios motivos.

En primer lugar porque es una vía, a priori barata, para que terceros a partir de nuestra información, generen aplicaciones que presten servicios útiles para los ciudadanos. Remarco lo de útiles porque tengo la impresión de que es mucho más probable que un nuevo servicio sea efectivo cuando viene propuesto/desarrollado por el ususario final que cuando viene impuesto por el proveedor del mismo.

En segundo lugar, el OpenData abre un gran horizonte de explotación de la información, dentro de la propia administración. Publicar conjuntos de datos permite que diferentes departamentos de la ciudad, puedan analizar y combinar información de forma coherente y en tiempo real. Información que antes permanecía inaccesible por diversos motivos o cuyo acceso suponía un gran coste temporal o económico. Este punto es especialmente relevante, puesto que como es obvio, detrás de una buena gestión de la información está una buena prestación del servicio público.

Sigue leyendo