Ciudadanos programadores

tortilla

Si queremos construir ciudadas centradas en los ciudadanos , debemos hacer un esfuerzo importante para que los ciudadanos sepan programar.

En nuestro mundo dominado por la tecnología, la información es la materia prima de la que se nutre la industria. Los programadores son la fuerza transformadora, las máquinas y los artesanos, los ingenieros y los capataces de las industrias de otras épocas.

No es necesario que sean grandes expertos, yo no sé tocar el clarinete, pero me encanta silbar las oberturas de Wagner.

Y para que no que quede todo en palabrería vamos a enseñar los fundamentos de programación de forma que hasta un adulto lo puede aprender. Vamos a escribir un programa que llamaremos “tortilla-flat”

Requisitos del sistema: Hardware: una sarten, un plato. Va a funcionar en cualquier sistema operativo, en mi caso, una cocina vitrocerámica. Interfaz de usuario, periféricos: un tenedor.

Datos

Los programas manejan información que almacenamos en variables. En nuestro caso vamos a definir varios tipos.

Huevo=1
Sal=”una pizca”
Aceite=”unas gotas”
Queso=0

Funciones.

Ya tenemos los sustantivos del programa, ahora vamos a por los verbos. Las funciones o métodos son las acciones que vamos a realizar y básicamente hay dos.

Bifurcación

Toma de decisiones, equivale a un desvío de carreteras o de calles y marca la ruta que van a seguir la información que programemos.

Si la sarten está caliente, echamos el aceite.

Bucle

Si la bifurcación marca la ruta, el bucle son las vueltas que tenemos que dar hasta que se cumple una condición (encontrar aparcamiento)

Si huevo, roto:echar la sal

Echar el huevo en un plato hondo.

Dar una vuelta con el tenedor, golpeando el huevo. Repetir hasta que esté mezclado.

Echar el huevo en la sarten.

#Ya está caliente por una instrucción anterior

Esperar un segundo y repetir hasta que el huevo esté cuajado.

 

Clase

Hemos llegado a la programación orientada a objetos. La clase es el conjunto de datos y acciones que tienen sentido. En nuestro caso hemos definido la clase “tortilla_francesa”. Si la combinamos con la clase “patatas_pochadas_en_aceite” podemos conseguir una nueva clase “tortilla_española”.

Las clases son las líneas del menú de un restaurante, los objetos son los alimentos que pones en el plato realmente.

La clase “tortilla” del programa “tortilla-flat” se ha instanciado en una tortilla que te puedes comer.

A la clase “tortilla” se le pueden implementar nuevos métodos que permitan, por ejemplo el plegado y sacar al mercado la flamante nueva aplicación “crepe de huevo” o cambiar los datos de entrada y tener una nueva aplicación “panqueques versión 1.0”

Conclusión

Ahora ya saben “programar”, si quieren escribir aplicaciones informáticas solo necesitan conocer la sintaxis de algún lenguaje y poco más. Pero vean lo básico y fundamental que es esto.

Aunque no lo crean, hay empresas tecnológicas que despiden a programadores. Algunas tienen departamentos de márketing pero nadie que sea capaz de escribir una aplicación. Eso da una muestra de la clase de ideas que pueden tener.

Actualmente los programadores son necesarios, pero para nuestro futuro inmediato saber programar es imprescindible, más vale que eduquemos a la siguiente generación en disciplinas que les permitan ser flexibles y adaptarse a un entorno cada vez más tecnológico y cambiante.

Si aprenden programación, sabrán manejar información; si aprenden ajedrez, sabrán definir estrategias; si aprenden retórica y debate, sabrán exponer sus ideas. Por contra, si aprenden a resolver raices cuadradas a mano, sabrán resolver raices cuadradas a mano.

Notas:

  1. Tortilla flat es una novela de John Steinbeck, aquí aparece solo como guiño #recomiendoleer
  2. Lenguajes de programación hay cientos, Ruby es uno muy bueno, fácil y divertido.
  3. Si deciden escribir algún tipo de software, les recomiendo que lo publiquen como software libre.

4 pensamientos en “Ciudadanos programadores

  1. Pese a haberlo leído en el móvil y no saber programar, creo que sería capaz de hacer una tortilla de esas.. 😉

  2. Es Gracioso, cuando estuve en universidad, enseñye unos estudiantes como programar, con un tecnica muy paracido de esto. Utilizando recetas para explicar q es programacion.

  3. Pingback: SmartCard, el conector de las SmartCitiesOpen Your City

  4. Queremos que se hagan públicos los datos de las ciudades, obviamente sin personalizar y dentro de los límites que marcan la ley. Podemos muchos programadores utilizarlos para mejorar la vida de nuestras ciudades. Desde viajes en metro, autobús y vehículos, hasta uso de las tarjetas de crédito en supermercados y gasolineras. Debería ser una de las actividades principales de los ayuntamientos. Publicar datos de interés para todos. Y pedir ayuda para sacar provecho de ellos.

Los comentarios están cerrados.