Pero… ¿otra incubadora de empresas?

Nos aventuramos a dibujar un escenario ficticio de una conversación habitual allá por 1931 en nuestro país, cuando se planearon y construyeron miles de escuelas. ¿De verdad necesitamos tanta escuela?

Eran tiempos en que la mano de obra era fundamentalmente campesina e industrial de muy baja cualificación y, consecuentemente, de mínimos derechos y retribuciones. Es incluso plausible que la misma pregunta “¿De verdad necesitamos tanta escuela?” se la hiciesen incluso muchos de los padres de los futuros estudiantes. Hasta para ver la salida evidente a un futuro negro es necesaria la pedagogía.

Hoy nadie discute el derecho universal a recibir una educación primaria y secundaria de calidad, como poca gente discute que nuestros jóvenes se enfrentan a un futuro lleno de dificultades, en el que la emigración es cada vez una opción más valorada, ante la perspectiva de sueldos bajos y derechos laborales menguantes. Hay, sin embargo, una creciente proporción de jóvenes que eligen plantarle cara al futuro emprendiendo. Y junto a ello, España sigue teniendo una de las tasas de emprendimiento más bajas.  Continue reading

Share