Open-place making,… o activismo puro y duro

Cuando hablamos de “open-place making” estamos hablando de activismo cívico, del activismo urbano que ejercieron gente como Jane Jacobs en el Nueva York de los años 60, ahora en su versión digital del siglo XXI. Es decir, de activismo puro y duro. Porque es activismo creer en que es posible cambiar las cosas, las ciudades, los lugares,… y hacerlo.

Los poderes públicos pueden oponerse o facilitar este activismo. No es sencillo optar por lo segundo. Hace falta liderazgo, confianza, visión, valentía y capacidad técnica. Porque diseñar el espacio público de una manera abierta, transparente y participativa conlleva riesgos, una sincera gestión de expectativas, flexibilidad de negociación, voluntad de ceder el protagonismo a la comunidad, capacidad de desinstitucionalizar los procesos.

Open-place making contempla que los ciudadanos participan en la construcción del espacio público en distintos grados: comprender, opinar, proponer, decidir, configurar, re-configurar, ocupar, gobernar.

Un espacio público que puede ser tanto físico (plazas, parques, calles, edificios), virtual (redes WiFi, redes sociales, aplicaciones, servicios, …) o una mezcla de ambos, como por ejemplo, fachadas digitales en lugares públicos que muestran contenidos generados directa o indirectamente por la comunidad, o elementos físicos que responden a la interacción ciudadana, como el Digital Water Pavilion diseñado por Carlo Ratti para Zaragoza.

Para que cada uno pueda ejercer el nivel de participación que desee en estos procesos es necesario que sean comprensibles, que sea sencillo interactuar con ellos, que dichos procesos o espacios puedan ser, efectivamente, configurables (e incluso reconfigurables). En definitiva, estamos hablando de lugares (reales o virtuales) “de código abierto”.

Podemos dar un paso más y añadir a este “urbanismo abierto”, software e interfaces de código abierto, datos abiertos, procesos de desarrollo ágil y basados en la innovación abierta (aquellos en los que el ciudadano es el centro del proceso). Estaremos creando así “ciudades de código abierto”.

Zaragoza, con motivo de la edición 2012 de New Century Cities, albergará en los días 8, 9 y 10 de Noviembre una concentración excepcional de talento en el área de Open-place making, reuniendo a expertos en la creación de lugares de código abierto, auténticos “makers” urbanos que han dejado su huella en las ciudades más exitosas del momento.

Share

2 pensamientos en “Open-place making,… o activismo puro y duro

  1. Pingback: Jane Jacobs: “Muerte y vida de las grandes ciudades” | Open Your CityOpen Your City

  2. Pingback: Jane Jacobs: “Muerte y vida de las grandes ciudades” | Lejos del tiempo

Los comentarios están cerrados.