Cómo los datos urbanos nos revelan la vida oculta de las ciudades

Los datos urbanos (el big data que producimos gracias a nuestra vida on-line y off-line en la ciudad) van a ser protagonistas en nuestro inmediato futuro. Y eso va a tener sus consecuencias para nuestra privacidad.

Y según una reciente encuesta de la Fundación Europea de Estudios Progresistas y la Fundación Felipe González, la privacidad on-line, junto con la igualdad de género y el cambio climático, es una de las tres primeras preocupaciones de nuestros jóvenes.

Los datos personales, nuestra huella digital, pueden usarse, como nos muestra Black Mirror, para hacernos la vida imposible. O para hacer negocio con nosotros y vendernos los productos que ni siquiera sabíamos que queríamos comprar. O, como sabemos a partir del escándalo de Facebook y Cambrige Analytica, para tratar de convencernos de votar contra nuestros propios intereses. Es decir, contra nosotros mismos.

Lee el artículo completo aquí.

Share