El movimiento maker se hace mayor

1396115990354El movimiento “maker” o DIY (Do It Yourself) tecnológico ha pasado, en pocos años, de ser una tendencia reservada a unos pocos a ser cada vez más conocido. Poco a poco se va transitando del amateurismo a la profesionalización, y existen signos de que puede empezar a ser un factor de desarrollo educativo, cultural y también económico.

En 2011 celebramos uno de los primeros talleres DIY con niños con motivo del día internacional de Scratch, precisamente en un aula de 50 m2 dentro del Pabellón del Agua Digital. En ese taller, nos ayudaron alumnos del IES Los Enlaces como monitores. Hoy, algunos de esos alumnos tienen su propia empresa, Crom Developer, forman parte del ecosistema emprendedor de Milla Digital, y realizan actividades de creatividad tecnológica en varios colegios de Aragón.

4 años más tarde, a la celebración del día internacional de Scratch, se le ha sumado el día internacional de Arduino (uno de cuyos “padres fundadores”, David Cuartielles, es precisamente de Zaragoza), celebrado en “Etopia. Centro de Arte y Tecnología”, edificio de Milla Digital. Para albergar los stands de empresas, particulares y asociaciones ligadas al movimiento maker este año hemos necesitado más de 1000 m2 de espacio, entre vestíbulo, aulas de formación, y un lugar para debates y conferencias como el auditorio Willam J. Mitchell, a la sazón director de la Escuela de Arquitectura del M.I.T., e impulsor del Medialabespacio de investigación “maker” pionero e inspirador, a su vez, de numerosos proyectos a lo largo y ancho del planeta.

Durante estos años, empresas como la zaragozana Libelium se han consolidado, no solo como referencia en sensores en el ámbito de las “smart cities”, sino también como tienda “on-line” de productos “maker”, blogs como Arduteka han dado lugar, tras su paso por una de las incubadoras de Milla Digital, a un proyecto empresarial de calado con vocación industrial, han aparecido asociaciones de padres tecnológicos como Zagales Hacklab que aportan diversión e innovación a partes iguales al panorama maker local o cooperativas como Dlabs con espacio de cacharreo propio. En paralelo, más y más colegios realizan actividades de creatividad tecnológica, y los talleres y ferias de un día dieron paso en el verano de 2013 a las primeras colonias urbanas Etopia Kids, donde 150 chavales disfrutaron durante una semana de la electrónica, la realización de cortos de animación, o la construcción de su propia estación meteorológica.

¿Y el futuro?

Los desafíos futuros pasan por la extensión del movimiento DIY a otros ámbitos fuera de la tecnología: energía, urbanismo, arquitectura… Pasan por ampliar el número de personas que entran en contacto con la cultura maker, y especialmente por conseguir que más chavales de familias con bajo poder adquisitivo o en riesgo de exclusión social puedan recibir esta formación creativa.

Pasan también por explorar más y mejor la creación de riqueza local gracias a estas tecnologías, creando nuevas empresas del sector, apoyando a las existentes y, sobre todo, poniendo estas nuevas herramientas al servicio de la industria más tradicional, esa industria que da hoy trabajo a mucha gente y que necesita renovarse para seguir haciéndolo.

Hoy mismo, leemos un artículo en el que se pide una nueva política industrial que desarrolle todo el potencial que las tecnologías digitales. ¿Por qué no reforzar ese pacto por un nuevo modelo industrial con tecnologías de fabricación digital? ¿Por qué no van a poder dar servicio los nuevos espacios “maker” que están surgiendo dentro de las ciudades a esas industrias que, al destierro físico, pueden sumar un destierro innovador si no entran en contacto con las corrientes innovadoras que surgen de los núcleos urbanos?

Son tan grandes los retos y tan importantes, que todos los agentes, escalas, modelos y motivaciones son necesarios. Por nuestra parte, estamos preparando proyectos europeos en colaboración con la industria para explorar la línea maker energética, nos disponemos a abrir un “Maker Space” permanente en Etopia, y este mismo mes pondremos en marcha un espacio, Ciencia Remix, para que las familias vengan a hacer ciencia “DIY”. El próximo verano, además, las colonias Etopia Kids probablemente incorporarán la robótica en su nivel avanzado, y estamos pensando en cómo hacer que Etopia llegue al corazón de los barrios más desfavorecidos de la ciudad.

Mientras tanto, este año, volveremos a celebrar con niños y familias el día internacional del scratch. Con las mismas ganas que siempre.